Algunas cosas son sólo casualidad. Todavía recuerdo el primer momento en que entré en contacto con el tema de Canfranc. Lleno de asombro me quedé allí y miré las fotos de la revista que habíamos tomado con nosotros en el concesionario. ¡Increíble, pensé! Un edificio tan loco en medio de la nada de un espectacular paisaje del norte de España. Al mismo tiempo, el fotógrafo de arquitectura me conmovió. Las fotos en el artículo no eran extraordinarias y por eso me cautivó la ambición de tomar mejores fotos de esta instalación.

Ese fue el comienzo de este proyecto. Comenzó sin un objetivo claro, simplemente como un trabajo fotográfico fuera del trabajo diario, por pura alegría en la fotografía. Pude contagiar a un amigo y colega con mi entusiasmo por Canfranc, con el que empecé los preparativos. Al animarnos mutuamente, el proyecto se hizo realidad. Cargamos el equipaje en el coche y nos pusimos en marcha.

Home esAl llegar a Canfranc me di cuenta de lo mucho que me deprimía el ambiente morboso, la suciedad y el olor a moho. Por culpa del clima frío y húmedo tardé un día y medio en montar la cámara por primera vez. Luego no hubo paradas, la profesionalidad pasó a un primer plano y no permitió más demoras debido al tiempo limitado. Así, en cinco días, se hicieron cincuenta o más tomas de imágenes con la cámara en formato 4×5″, todo ello motivado por un apasionado entusiasmo frente a la enorme estación y la relación fotográfica que establecimos con ella.

De vuelta en el estudio empecé cuidadosamente el extenso trabajo de laboratorio. Cuando se revelaron todos los negativos y tuve el resultado en la mesa de luz, de repente tuve dudas como autor de las imágenes de si podía considerar un resultado bueno o sobresaliente de acuerdo con mis expectativas que yo tenía de mí mismo. El resultado, de alguna manera, aún no era “redondo”. Algo deprimido, dejé el trabajo en el archivo y decidí no pensar más en ello y dejar pasar algún tiempo.

Pero ese sentimiento cambió cuando nació la idea de presentar los resultados del viaje a los espectadores interesados en una exposición conjunta en un estudio. Durante horas después de mi trabajo diario me quedé en el laboratorio hasta altas horas de la noche e hice las impresiones artísticas de mis pinturas. Por primera vez me quedó claro que, por un lado, se trataba de buenas fotografías y, por otro, que se trataba de un proyecto muy interesante con perspectivas de futuro. La tranquila y oscura sala de exposiciones con las fotos bien iluminadas sigue estando hoy en mi memoria, junto con la música renacentista que corría de fondo.

Y así pude contagiar al siguiente colega con el virus de Canfranc. Al año siguiente, hubo otro viaje y se tomaron muchas fotos, esta vez con lluvia constante, especialmente en los interiores donde no habíamos podido entrar en el primer año. En los años siguientes también organicé un viaje a Canfranc durante el verano para continuar el trabajo del proyecto. Las fotos aquí mostradas fueron tomadas en los años 1996 – 2000, y fue entonces cuando me quedó claro que el trabajo fotográfico había terminado, también debido al aumento de la decadencia del edificio y el vandalismo, que mucho había destruido allí.

Canfranc ha crecido en mi corazón como ningún otro lugar. Y me gustaría que el espectador de mis fotografías pudiera encontrar este sentimiento en ellas. Intento visitar la estación de nuevo cuando estoy cerca, no para tomar fotos, sino por la unión interna con este lugar. El lugar ha cambiado, de hecho mucho de lo que se puede ver en las fotos ya no se encuentra allí. Y sin embargo, cada vez que voy camino por el sitio durante al menos dos horas en paz y tranquilidad, para recrear el sentimiento de sensación e intimidad. Sigo con la esperanza de la restauración de las instalaciones, especialmente de la estación, y la reapertura de la ruta. Y si alguna vez quiera el destino que hubiera un libro con mis fotos, el proyecto Canfranc estaría terminado!